Este 27 de mayo, la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE) celebra el Día Nacional del Celiaco. Con esta fecha se pretende dar visibilidad y apoyo a las personas celiacas con la intención de normalizar la vida del colectivo, que agrupa como mínimo al uno por ciento de la población española y a sus familias. 

"El acceso a una alimentación adaptada a las necesidades de las personas celiacas, además de variada, completa, de calidad y a precios competitivos, es una condición indispensable para alcanzar esa normalización, a la que el colectivo tiene derecho", señalan desde las empresas de supermercados agrupadas en Asedas, Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados; que han trabajado, junto al resto de la distribución, por alcanzar este objetivo a lo largo de los últimos años.

En la actualidad, los celiacos pueden encontrar en los supermercados alrededor de 1.000 referencias de productos adaptados para ellos. Estos se agrupan, fundamentalmente, en las categorías de bollería y galletas, pizzas, panes, bebidas –incluyendo la cerveza sin gluten- y pastas. Este tipo de productos han experimentado una considerable evolución en cuanto a sus cualidades organolépticas para que el hecho de comer sin gluten signifique también disfrutar de los alimentos. Además, el abaratamiento de los costes de producción ha permitido una significativa reducción de los precios, que era la principal demanda de este colectivo hace pocos años.

El hecho de que de la presencia de productos adaptados a esta intolerancia alimentaria en los supermercados sea algo normal supone, a su vez, facilitar la compra familiar. Poder hacer la compra completa para toda la unidad familiar en un único establecimiento y a precios competitivos ha supuesto un antes y un después en cuanto a ahorro de tiempo y de dinero para miles de familias.

“La misión social del supermercado es ofrecer muy cerca de las casas de los consumidores una compra completa, variada, de calidad y a precios competitivos para toda la unidad familiar. Por eso es tan importante para nosotros atender a las necesidades nutricionales de colectivos afectados por algún tipo de intolerancia alimentaria garantizando sus opciones para acceder a una dieta saludable y equilibrada”, ha indicado María Martínez-Herrera, responsable de Nutrición y Seguridad Alimentaria en Asedas.