“En estos momentos difíciles estáis haciendo un esfuerzo titánico, que va más allá del sentido del deber”. Éste es uno de los miles de comentarios que, desde la declaración del estado del alarma, se están recibiendo a través de las redes sociales, líneas de atención telefónica y de forma personal en las tiendas en las empresas de supermercados de Asedas, Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados.

Uno de los más emotivos para “nuestros vecinos trabajadores de los supermercados” es encontrar un mensaje pegado en la puerta del establecimiento en el que se les invita a no perder el ánimo, se les recuerda que son un orgullo para el barrio o se les agradece el abastecimiento de alimentos. También los aplausos desde los balcones en respuesta a bailes o carteles desde el supermercado para animar a los vecinos, los que se reciben a la hora del cierre o los que les han dedicado los voluntarios de Protección Civil o de la Policía como agradecimiento a su colaboración en la distribución de alimentos a personas dependientes.

Desde Asedas "se agradece el comportamiento cívico, la comprensión hacia el trabajo de los empleados de los supermercados y el apoyo que los clientes transmiten, de manera generalizada, en sus visitas a las tiendas

Las muestras de apoyo a la labor de los trabajadores de las tiendas se suceden día tras día. Destacan aquellas que ponen en valor la ayuda recibida por personas en situaciones de discapacidad o aislamiento y el esfuerzo personal por atender a todos de la mejor manera “destacando la sonrisa, la paciencia y el buen humor”. Los mensajes se pueden resumir en esta frase: “muchas gracias por hacer que me sienta muy bien atendido y querido por todos vosotros”.

También son subrayables los comentarios de solidaridad ante la conciencia del trabajo duro que se está realizando y del sobre esfuerzo que requiere el cumplimiento “de las medidas de seguridad exigentes pero efectivas que nos permiten comer cada día”.

Entre las numerosas anécdotas, especialmente cariñosos son los dibujos que se reciben de los niños. Incluso algún profesor de educación infantil ha invitado a sus alumnos a hacer una reflexión pictórica sobre la labor del supermercado en estos tiempos de confinamiento.

Desde Asedas "se agradece el comportamiento cívico, la comprensión hacia el trabajo de los empleados de los supermercados y el apoyo que los clientes transmiten, de manera generalizada, en sus visitas a las tiendas. La conciencia de servir a la población es muy importante para continuar realizando este trabajo de primera línea en estos momentos difíciles para todos".

También se han detectado, especialmente en los últimos días, comportamientos insolidarios hacia los trabajadores de las tiendas, aunque se trata de casos puntuales, aislados y minoritarios. La conciencia general es que “su trabajo, sus ganas y su generosidad no pasan inadvertidas para la sociedad”.