Ante la situación actual en la que nos encontramos generada por el Covid-19, las organizaciones han requerido poner en marcha medidas preventivas y de control para hacer frente a la amenaza de la propagación del virus entre empleados y clientes.

Desde que se declaró el estado de emergencia es habitual ver las colas que se forman en el exterior de supermercados causado por la necesidad de reducir el aforo de estos establecimientos. Hasta ahora, la mayoría de este tipo de establecimientos gestionan el control de aforo a través del personal de tienda o de un vigilante de seguridad en el acceso.

Como respuesta ante esta problemática, la multinacional Gunnebo Integrated Security ha desarrollado una solución, que automatiza el proceso de gestión de aforos, sin la necesidad de tener personal dedicado a esta tarea.

A través de una cámara de conteo de personas se detectan las entradas y salidas al establecimiento. El conteo se realiza, a tiempo real, conectando la cámara a unas pantallas digitales orientadas hacia el cliente, que le indicarán si puede acceder o no, en función a una escala de colores roja/verde y a una señalización de “ADELANTE” (verde) o “ESPERE” (rojo), incorporando, además un sistema por voz. Esta solución permite la opción de integrar cámaras térmicas para detectar la temperatura de los clientes que accedan a las instalaciones.

Actualmente, la compañía está desarrollando diversas pruebas piloto en entornos reales que, hasta el momento, están dando unos resultados, verdaderamente, positivos y espera comunicarlos en las próximas semanas.

“Soluciones como G-Smart People Counter permitirán a las superficies comerciales controlar, de una forma automatizada, el aforo, sin necesidad de personal dedicado evitando, así, costes asociados. Además, no comprometerá algo tan importante como la experiencia del cliente ya que, al contrario, se ofrecerá una imagen innovadora a través de una gestión tecnológica del aforo”, según explica Jorge Sepúlveda, director de Marketing de Gunnebo Integrated Security.