Rodilla ha presentado sus nuevas instalaciones situadas en el Polígono Industrial Aguacate (Carabanchel, Madrid). La cadena de restauración ha adaptado y modernizado su fábrica con un diseño renovado que mejora notablemente la operativa de producción y la capacidad de almacenaje.

La planta cuenta con una nave principal de 2.400 m2 a los que se añaden otros 600 m2 repartidos en naves técnicas anejas. La acción está encuadrada dentro de la inversión de más 5 millones de euros realizada en la cadena desde la entrada de Grupo Damm en enero de 2012.

Rodilla produce anualmente 800.000 kg de relleno y unos 25.000 de salsas en la fábrica. La cantidad de los rellenos se traduce en más de 20 millones de unidades de sándwiches fríos al año. Los rellenos y las salsas cuentan con un know-how de recetas y procesos de elaboración desarrollados a lo largo de los 75 años de vida de Rodilla. Los mismos se elaboran diariamente y desde allí se distribuyen a las tiendas.

La compañía demuestra con esta nueva instalación su apuesta por la I D i. Cuenta con un Comité de Innovación y realiza numerosas pruebas y estudios para decidir y aprobar las recetas y su elaboración. El objetivo es mantener un trato cercano con el consumidor para que éste tenga la plena confianza de consumir la gran variedad de productos en los locales con todas las garantías de calidad y seguridad.

La planta cuenta con unas instalaciones que certifican un sistema de Gestión de la Calidad según el referencial ISO 9001:2008 y un laboratorio propio de análisis microbiológico y fisicoquímico, en el que se comprueban las especificaciones de las materias primas y se analizan los productos fabricados y las condiciones higiénicas de trabajo.