El consumo total de vino en 2015, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ascendió a un total de 523,17 millones de litros por un valor de 2.595,79 millones de euros. De esos globales, el consumo en los hogares alcanzó los 376,61 millones de litros (el 72% de total) –con un consumo per cápita de 8,45 litros- que supusieron un valor de ventas de 966,91 millones de euros (el 37,2%) – con un gasto por persona y año de 21,68 euros, y un precio medio de 2,57 euros/litro-. Del volumen total de vino consumido en los hogares españoles en 2015, siguiendo con los datos del Magrama, el 42,7% (160,8 millones de litros) correspondió a vinos con Denominación de Origen (DOP), el 36,5% vinos tranquilos y el 6,2% vinos espumosos – incluido el Cava- y gasificados. En términos de valor, ese consumo de vinos con DOP ascendió a 529,8 millones de euros en el caso de los vinos tranquilos, y a 121,8 millones en el de los espumosos y gasificados.

El consumo total de vino en los hogares en el pasado ejercicio ascendió a 966,91 millones de euros

El perfil de consumo

Estos valores obtenidos por los vinos con DOP suponen un incremento positivo en el volumen de consumo de vinos tranquilos con respecto a 2014 del 1,1% -con un consumo medio per cápita de 3,09 litros- y del 4,8% en valor -debido en buena parte al incremento del precio medio de un 3,6%, hasta los 3,85 euros el litro-. En el caso de los espumosos y gasificados (con DOP), la evolución el pasado ejercicio fue negativa en volumen al retroceder un -3,2% -con un consumo medio por persona de 0,52 litros- aunque se mantuvo estable su valor debido al incremento del precio medio en un 3,6% (5,21 euros por litro).

Del volumen total, el 42,7% correspondió a vinos con Denominación de Origen

En cuanto al perfil de los hogares consumidores de vinos con DOP (tanto tranquilos como espumosos y gasificados) se corresponde con los formados por parejas adultas sin hijos, retirados y parejas con hijos mayores, de clase acomodada. Un perfil que mantiene la línea con la que tradicionalmente se identifica al consumo de vinos con DO, y que se decanta por los crianzas, reservas y grandes reservas. Un público objetivo "estable" que en los últimos años ha ido incrementado su interés por los rosados y los blancos, y al que bodegas y denominaciones intentan incorporar nuevos miembros más jóvenes ofreciendo un producto más actual, elaborado con nuevas y originales variedades, basado en la calidad pero más ligero y moderno. Un nuevo consumidor para el que un vino con Denominación de Origen es sinónimo de calidad, considerándolo como "fundamental" o "a tener en cuenta" a la hora de tomar su decisión de consumo.

Un buen momento

El sector del vino ha sido uno de los pocos del mercado de gran consumo al que la crisis económica afectó en menor medida. Gracias a la estabilidad en los precios, la evolución de consumo –tras los retrocesos experimentados en los años más duros- está recobrando la alegría gracias a la cada vez mayor valoración de los vinos de calidad y a la reactivación, desde hace un par de años, del canal de hostelería. Así, de acuerdo con los datos facilitados por Kantar Worldpanel el gasto en vino de los españoles en el último ejercicio creció por encima del 3%, registrándose una recuperación de su consumo tanto dentro del hogar ( 3,3%) como fuera ( 3,9%). En el canal de libre servicio, el crecimiento ha continuado en el primer semestre de este año. Según Nielsen, en ese periodo los vinos tranquilos y los espumosos fueron los que registraron mayores subidas con un 4,2% en el caso de los primeros y de un 4,5% en el de los segundos.

Volviendo al informe "El consumo de vinos en España dentro y fuera del hogar" realizado por Kantar Worldpanel, hay que destacar las diferencias en el gasto de vino si su consumo se realiza en el hogar o fuera. Así, mientras el gasto medio para su consumo dentro de casa es de 4,6 euros, el que realizamos fuera asciende a 7,9 euros. La referida al "consumo interno" tiene su origen, según el estudio, en un incremento de las compras de vinos con Denominación de Origen, con un gasto por ocasión tres veces mayor que el vino sin denominación. El consumo de DO también crece en el canal de hostelería, pero con una diferencia: mientras la elección para el hogar se centra en "la seguridad y en DO de referencia, fuera de casa nos dejamos aconsejar en mayor medida y probamos otras marcas y denominaciones", apunta Edurne Uranga, Out of Home Sector Director de Kantar Worldpanel. De esta forma, siete de las principales Denominaciones de Origen concentran un 82% del consumo dentro del hogar (principalmente Rioja –con un 36%-, Ribera del Duero -13%-, Cataluña Penedés -12%-, Valdepeñas -9%- y Rueda -7%-), mientras que suponen el 56% en el consumo extradoméstico (Rioja –27%-, Ribera del Duero -11%-, Cataluña Penedés -6%-, Rueda -6%- y La Mancha -4%-).

Poder "Rioja"

Los vinos con DO Calificada Rioja siguen siendo los que concentran el mayor volumen de comercialización interna y externa de los vinos con Denominación de Origen. En la última campaña (2014/2015), según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, los vinos con DO Calificada Rioja supusieron el 28,7% del total de la comercialización (976,58 millones de litros) al alcanzar los 280,31 millones de litros, incrementándose un 1,3%. En el caso de la comercialización interna ese porcentaje se situó en el 28,2% (173,15 millones de litros de los 613,07 millones totales), y en la del exterior en el 77,1% (280,31 millones de los 363,50 totales), con un decrecimiento del -1,1% y un aumento del 1,3% respectivamente.

Los vinos con DO siguen liderando el crecimiento, con un incremento en valor del 5,2% y en volumen del 3,5%

Las Denominaciones de Origen que más incrementaron su comercialización en el mercado interno fueron Valencia con un 22,2% (hasta los 14,65 millones de litros), Bierzo con un 16,2% (5,8 a 6,7 millones de litros), Jumilla un 16,1% (de 9,5 a 11 millones de litros), Campo de Borja un 13,2% (hasta los 5,57 millones), Rías Baixas un 5,6% y Valdepeñas con un 4,1%. En el mercado externo, los principales incrementos fueron para los vinos con DO Bierzo ( 102,9%), Ribera del Duero ( 21,8%), Ribeiro ( 9,7%), Campo de Borja (4,4%) y Toro (1,6%).

En el cómputo global comercializado, el mejor comportamiento fue el también registrado por los vinos con DO Bierzo, que pasaron de 6,5 a 8,14 millones de litros ( 25,3%), seguido por los de Campo de Borja -de 12,6 a 13,58 millones ( 7,8%)-, Valencia –de 45,85 a 48,51 millones de litros ( 5,8%)-, Rueda -de 67,4 a 70,93 ( 5,2%)-, Ribera del Duero -de 64 a 67,15 ( 4,9%)- y Rías Baixas -de 20,13 a 21 millones de litros ( 4,9%)-.

Puede leer el informe de mercado completo en el nº 1634 de la revista ARAL.