La empresa de mensajería ASM se ha sumado al proyecto piloto "Micro distribución de mercancías", un nuevo sistema de distribución de mercancías puesto en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona y su Área de Prevención, Seguridad y Movilidad, cuyo objetivo es poner fin a los problemas logísticos que supone el reparto de mercancía en las áreas centrales de la ciudad (debido a calles estrechas, radios de giro muy pequeños, gran afluencia de peatones, transporte público, etc.) distribuyendo la mercancía con triciclos y velar por un buen servicio de distribución urbano de paquetería desde el punto de vista de la movilidad.

La prueba piloto de este proyecto, que arrancó el pasado mes de diciembre en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, promueve que la última milla de reparto de paquetería en los barrios más céntricos de la ciudad se lleve a cabo por mensajeros en vehículos no motorizados. La empresa Van a Pedal ha sido la escogida para realizar las entregas en la última milla.

De esta manera, además de favorecer la movilidad, se reduce la huella ecológica generada por las emisiones contaminantes en los centros urbanos y se da respuesta a las necesidades de mensajería de todos los establecimientos comerciales, facilitando, agilizando y haciendo más flexible la distribución de sus mercancías de paquetería. En ese sentido, Van a Pedal evita que vehículos de grandes dimensiones de las empresas de mensajería se adentren en las calles más estrechas de la ciudad y supone un ahorro de tiempo a los proveedores al reducir su área de reparto.