AMDPress.- A pesar de haber entrado hace pocos años en el segmento de fabricación e impresión de etiquetas autoadhesivas, la empresa familiar Argraf, de Oyón (Álava), ha realizado una inversión de 3,6 millones de euros en nueva maquinaria para la línea de producción de autoadhesivo en impresión por flexografía.

Con esta inversión, que se suma a los 600.000 euros que dedicó en 2002 a otra máquina también para autoadhesivo, Argraf ha pasado a disponer de cuatro máquinas para este tipo de etiquetas con una capacidad conjunta de unos 200 millones de metros cuadrados anuales. En este sentido, las previsiones de la empresa sitúan en torno a los 3,6 millones de euros las ventas que espera alcanzar en 2003 sólo en etiquetas autoadhesivas.

Argraf es la cabecera que consolida la actividad de un grupo que integra a Argraf Ebro y Argraf Autoadhesivos, y que tiene su principal actividad en la etiqueta para encolado y un alto nivel de especialización en stamping. Su producción en 2002 fue de unos 2.000 millones de etiquetas de papel para encolado y 400 millones de unidades en adhesivo, frente a los 2.100 y 350 millones de papel para encolar y autoadhesivo, respectivamente, que alcanzó en 2001.

La empresa emplea a 112 persona y en 2002 sus ventas fueron de 14,50 millones (14,40 millones en 2001), con una participación del adhesivo aún muy discreta, pero que actualmente va camino de llegar en breve a representar del 15% al 20% sobre facturación.