AMDPress.- El grupo sueco finlandés fabricante de papel y cartoncillo Stora Enso, ha registrado durante 2002 unos resultados negativos en comparación con el ejercicio anterior, pese a la recuperación experimentada en el último cuarto del año. Así, a pesar del crecimiento del 3,3% en las ventas del último trimestre, los malos resultados anteriores han situado la cifra total de ventas de 2002 en 12.782,6 millones de euros, un 5,4% menos que en 2001, ejercicio en que la empresa ingresó 13.508,8 millones de euros.

Frente a las cifras globales del grupo, la filial en España ha registrado resultados positivos, desligándose así de la tendencia de su matriz. Las ventas de la compañía de Barcelona, con fábrica de cartoncillo en Castellbisbal, si situaron en 2002 en 131 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 1,16% sobre 2001. Las previsiones para este año se sitúan en una línea de continuidad respecto al ejercicio de 2002. Las inversiones serán del orden de los dos millones de euros en mantenimiento y renovación de equipos, similares a los 2,5 millones de 2002 y los 2 millones de 2001.