La crisis de la Covid-19 está detrás de la caída en ventas de productos de tratamiento facial. En concreto, los datos de NPD indican que la categoría registró una caída de las ventas del -23,7%, con un volumen total de 218,91 millones de euros, entre los meses de enero y septiembre de 2020. Tal y como explican desde la consultora las ocho semanas de confinamiento, donde las tiendas físicas permanecieron cerradas, han impactado los resultados de la primera mitad del año, mientras que las restricciones que se fueron aplicando tras el confinamiento, así como la falta de turismo, también repercutieron en los resultados hasta septiembre.

No obstante, desde NPD señalan que tratamiento, al tratarse de una categoría menos ‘social’ y más dada a utilizarse en casa, fue la que obtuvo mejores resultados en el canal digital durante el confinamiento.

Si hablamos en absolutos, son las cremas, el segmento más importante de tratamiento, el que ha sufrido más y el que ha acumulado una mayor pérdida aunque si hablamos en cuota, serían los sueros los que pierden más peso, quizás porque eran un producto objetivo de muchos turistas, añaden desde la consultora. En concreto, las cremas registraron entre los meses de enero y septiembre del año pasado un descenso del -22% en sus ventas en valor, con 78,7 millones de euros, y los sueros, por su parte, vieron caer sus ventas en valor un -28,1% en este mismo período, al- canzando los 40,02 millones de euros, según los datos aportados por NPD.

Los segmentos que han mostrado un mejor comportamiento han sido las cremas, mascarillas y exfoliantes durante el confinamiento, como ritual de belleza, y, tras él, los estuches de regalo.

Respecto a la innovación, desde NPD apuntan que aquellas marcas que han invertido en nuevas líneas y productos han logrado alcanzar mayores cuotas, añadiendo que entre los diferentes segmentos de rostro, el segmento de cremas es el único que ve un crecimiento positivo en cuanto a lanzamientos.