AMDPress.- La evolución del sector papelero español en 2002 se ha mantenido en los niveles expansivos de los últimos años, con una producción de papel que alcanzó 5.365.000 toneladas (un 4,5% más que en 2001), una facturación de 4.196,4 millones de euros (un aumento del 3,1%) y un consumo que se elevó hasta las 6.949.400 toneladas (un 8,6% más que el alcanzado en 2001). La producción de celulosa se mantuvo con 1.719.400 toneladas, en tanto que el consumo creció un 3,5% con 1.700.500 toneladas.

Estos datos, ofrecidos hoy mismo por ASPAPEL (Asociación Nacional de Fabricación de Pasta, Papel y Cartón), vienen a consolidar la progresión sectorial en el periodo 1997 a 2001, en el cual la producción creció un 36%, muy por encima de la media europea que fue del 18% y aún más que la de los EEUU que descendió un 2%. Por parte de ASPAPEL, 2002 ha sido calificado como un buen año, en el que las empresas, en términos generales, consiguieron mejores resultados que en 2001.

En el capítulo exportador, se vendieron fuera de nuestras fronteras 1.808.000 toneladas de papel y 812.000 toneladas de celulosa, por un valor de 1.771 millones de euros (el 42% de la facturación total). Cabe destacar que el 75% de estas exportaciones tienen como destinos fundamentales la UE, y especialmente países desarrollados y exigentes como Alemania, Francia y Reino Unido.

Actualmente, la producción nacional de papel cubre el 51% del mercado interno y la de celulosa el 53%. Un desfase que indica la necesidad de fuertes importaciones, pero que ASPAPEL interpreta como un alto potencial de crecimiento para el sector.

ASPAPEL representa un sector integrado por unas 60 sociedades y grupos, con 147 fábricas y un nivel de empleo de 17.750 trabajadores directos, que en los últimos tres años ha movilizado inversiones de unos 360 millones de euros y para los próximos tres años tiene anunciados, o en estudio, proyectos de inversión que sumarán otros 850 millones de euros.

Este nivel de inversión tiene que ver con la alta modernización que actualmente tiene el sector en España, la gran mejora que ha logrado en el terreno medioambiental, reflejado en el hecho de que ahora suponga menos del 1% de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro país, y el gran desarrollo logrado en la implantación de centrales de cogeneración. En este sentido conviene recordar que es el sector industrial que más a desarrollado esta fuente de producción de electricidad, con una capacidad instalada global que alcanza los 850 MW, que viene a ser el mismo nivel de consumo que tienen sus propias industrias.