AMDPress.- General Electric celebró el pasado 25 de septiembre en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid su jornada de puertas abiertas: el GE Day. Además de exponer sus productos en stands destinados específicamente a cada sector, se celebraron seminarios sobre temas generales como la gestión de los recursos humanos o la responsabilidad corporativa y otros dedicados a sectores concretos como los centrados en las energías renovables o infraestructuras gasistas.

En el acto de inauguración, Nani Beccalli-Falco, presidente y CEO de GE en Europa, Oriente Medio y África, explicó que “la verdadera fuerza de GE está en el personal. En la inversión en formación y gente joven”. Sin olvidar la estrategia dirigida al cliente, “trabajamos para ampliar nuestra área operativa haciendo hincapié en los servicios, con lo que se establece una diferente relación con el cliente mucho más estrecha”.

En cuanto al futuro, Becali-Falco afirmó que la multinacional se centrará en “aumentar en tecnologías y negocios y procederemos a desinversiones en aquellas áreas que no cubran nuestras expectativas”. Y, refiriéndose a nuestro país, afirmó que “España ha sido y es una de las principales áreas de inversión en los últimos años”.

Por su parte, Mario Armero, presidente de General Electric España y Portugal, especificó la inversión y apuesta de GE en España. “Hoy por hoy la inversión total está entorno a los 1700 millones de euros”, afirmó.

En Cartagena, la multinacional posee dos plantas de producción de policarbonatos y está en proceso de construcción de la tercera. Armero destacó que “Sólo en esta zona, se ha invertido un total de 1.100 millones de euros durante los últimos siete años”. En cuanto a las previsiones de seguir apostando por esta zona, Armero explicó que “el futuro vendrá marcado por nuestra adaptación al mercado. Actualmente, se está construyendo una planta piloto de I D que cuenta con una inversión de 15 millones de euros.

De momento, GEP apostará por la globalización dentro de su estructura corporativa, ampliar su área operativa a través de una política de adquisiciones y desinversiones estratégicas y, posteriormente, en ostentar el liderazgo en cada una de las áreas en las que se introduzca.