AMDPress.- Jungheinrich, compañía alemana del sector de las carretillas elevadoras, ha reorganizado su centro de producción trasladando la producción de carretillas apiladoras térmicas a la planta de Moosburg. Para efectuar esta reestructuración, según un comunicado de Jungherinrich, la empresa invirtió más de dos millones de euros en dos nuevas instalaciones de pintura para la línea de fabricación de las carretillas apiladoras contrapesadas.

Desde la compañía con sede en Hamburgo señalan que la nueva instalación de pintura en polvo permite recubrir los chasis de todas las carretillas de forma semiautomática con pintura amarilla, el color del grupo, o con pintura de cualquier otro color solicitado por el cliente. Según Ralf Entsfellner, director del departamento de calidad de la sociedad Jungheinrich Moosburg GmbH, la contaminación causada por los disolventes pudo “reducirse a cero”.