AMDPress.- Levi Strauss, la compañía textil legendaria que inventó los vaqueros, cumple esta semana 150 años. Los éxitos de la marca a lo largo de estos años se han visto contrarrestados últimamente con caídas en las ventas y una demanda presentada en el mes de abril por dos ex ejecutivos, que dicen haber sido despedidos por negarse a aprobar supuestas prácticas contables fraudulentas, que vienen inflando los ingresos desde 1997. Ambos mantienen que la empresa contabilizaba como ganancias lo que en realidad eran pagos de impuestos en otros países.

Además, factores ideológicos y culturales han obligado a la empresa a cuestionar su imagen. Sus críticos advierten que Levi Strauss se ha convertido en sinónimo de vaquero, lo que ahora se ha convertido en un factor negativo, ya que no puede diferenciarse de otras nuevas marcas que apuestan por un segmento concreto de la población.

El descenso de ventas que sufre Levi Strauss desde 1997 ha obligado a la compañía a cerrar fábricas y recortar miles de puestos de su plantilla. En el primer trimestre de este año, la empresa informó de unas pérdidas cercanas a los 27 millones de euros. No obstante, la compañía ha asegurado que este año logrará incrementar sus ingresos entre un 2 y un 5%.