AMDPress.- Los consejos de Administración de ambas compañías aprobaron de forma unánime ayer, 27 de enero, la firma del acuerdo para la adquisición de Gillette por parte de Procter&Gamble (P&G). De materializarse con éxito, previsiblemente durante el otoño y una vez aprobadas las autorizaciones pertinentes por parte de las autoridades de la competencia y los accionistas de las respectivas compañías, la transacción se cerrará en cerca de 57.000 millones de dólares (más de 43.700 millones de euros). Esta cifra supone la mayor acción de compra en la historia de la multinacional norteamericana de productos de consumo.

Bajo los términos del acuerdo, P&G emitirá 0,975 acciones de su stock por cada acción del stock de Gillette, según el precio al que cerraron ayer las acciones de ambas compañías en los mercados bursátiles estadounidense más una prima del 18% sobre el valor de los títulos de Gillette.

Para A.G. Lafley, presidente y consejero delegado de P&G, “la combinación de dos empresas de primer nivel en productos de consumo en un momento de fuerza en sus posicionamientos es una oportunidad única. Gillette y P&G tienen culturas similares y fuerzas complementarias en marcas, innovación y habilidades de mercado, lo que hace de la operación un engranaje perfecto”. Desde Gillette, la venta también ha sido asumida positivamente, al suponer, según su principal accionista (Berkshire Hathaway Inc.) la creación de la mayor compañía de productos de consumo del mundo. Para James M. Kilts, presidente y consejero delegado de Gillette, que se incorporará a P&G como vicepresidente, la operación “marca la realización de una siguiente fase de grandes oportunidades para ambas partes, pues une dos compañías complementarias para crear el potencial hacia un crecimiento superior”.

En materia de negocios, la unión de ambas multinacionales supone una fuerte combinación de recursos. Entre ellos, P&G destaca que ambas están cimentadas sobre marcas líderes -su suma dará lugar al liderazgo en categorías que representan dos terceras partes de las ventas totales-; ambas cuentan con un gran patrimonio de innovación para satisfacer a los consumidores; las dos comercializan sus productos a nivel global; o el hecho de que ambas gozan de experiencia complementaria en salud y cuidado personal -la fuerza de P&G en cuidado masculino se complementará con los conocimientos de Gillette en afeitado y cuidado masculino-.

Entre otros, estos elementos complementarios permitirán, incide el comunicado enviado por ambas partes, la creación de un fuerte portafolio de marcas, nuevas oportunidades para una aún mayor innovación, mayores crecimientos en las ventas y sinergias para el ahorro de costes. De hecho, P&G ha elevado sus objetivos anuales del 4 al 6% inicial hasta el margen de entre un 5 y un 7%, además de prever alcanzar ingresos y sinergias de costes por entre 14 y 16 millones de dólares. La operación supondrá también la reducción de unos 6.000 empleados, lo que supone aproximadamente el 4% de la fuerza laboral de ambas empresas.