AMDPress.- Un nuevo proceso de moldeado de plásticos por inyección, desarrollados por la empresa británica Im-Pak Technologies, basado en un mecanismo de “cierre brusco” reduce a la mitad el tiempo de producción y permite fabricar envases de plástico para artículos como margarina, helados, yogures, vasos y botellas, un 33% más ligeros.

El director general de Im-Pak, Richard Vessey, explicó que el proceso patentado es un “replanteamiento fundamental de los procesos convencionales de moldeado por inyección, que limita el paso del plástico por los extremos del molde para fabricar envases más finos”.

La nueva técnica inyecta el plástico fundido en el molde, que se cierra inmediatamente empujando al líquido hacia dentro. La velocidad y la fuerza del mecanismo de cierre consiguen que el plástico siga pasando, con lo que produce un recipiente de paredes más finas y ligeras.

El tiempo de enfriamiento también se reduce, con lo que se permite duplicar la velocidad de producción y ahorrar entre un 35 y un 50% del coste. La posibilidad de optar por este proceso permitiría grandes ahorros económicos, ya que una multinacional de la alimentación adquiere cada año envases de plástico rígido por valor de más de 1.100 millones de euros. El ahorro, según Vessey, ascendería a 212 millones de euros.

Im-Pak Technologies ha conseguido recientemente subvenciones de Oxfordshire Investment Opportunity Network y del Oxford Technology Venture Capital Trust para seguir desarrollando el sistema. Además, están negociando contratos de licencia con fabricantes de plástico.

Por el momento, se ha sometido a prueba dos moldes con una importante marca de alimentación y ha presentado el invento en la exposición National Plastics de Chicago, EEUU, “con gran interés por parte de los fabricantes de moldes de envases y de usuarios, normalmente procesadores de alimentos que buscan envases más ligeros”, puntualizó el director general.