En España durante 2019 aumentó el consumo de latas de bebidas un 2,86%. En los hipermercados, súpers y discounts, la venta de cervezas y refrescos envasados en lata alcanzó una cuota del 46,8%, en volumen. Fue precisamente en el segmento de los hipermercados donde se registró un mayor crecimiento de la lata de bebidas, con un 4,3%.

La lata de 33 cl sigue siendo el formato preferido de envase individual, tanto en refrescos como en cerveza, no sólo para consumidores, sino también para la distribución, donde el multipack de 8, 12 unidades, o incluso las agrupaciones de mayor tamaño, son los formatos que más se venden en la alimentación moderna.

Refrescos y cervezas, en lata

Al amparo del creciente interés por la sostenibilidad, cada vez más consumidores eligen comprar sus bebidas refrescantes en lata. En 2019 el consumo de refrescos se mantuvo estable aunque en categorías emergentes, como las bebidas deportivas y energéticas, la lata ha disfrutado de un año magnífico, creciendo un 4,29% y un 13,29%, respectivamente. En estos productos la lata se afianza como el envase individual preferido, no solo en el hogar sino también para el consumo “al paso”.

En cuanto al consumo de cerveza en lata, en 2019 creció, en volumen, un 1,41%, confirmando el buen momento de esta combinación de producto y envase. Más del 32% de las ventas de cerveza se realizan ya en el envase infinitamente reciclable. Asimismo, la lata ha entrado con fuerza en el mercado de cervezas de autor, donde novedosos diseños decorativos sirven de potente argumento de presentación a los innovadores artesanos cerveceros.