La apertura de supermercados de proximidad incrementará exponencialmente la demanda de frigorías, el consumo de energía para generarlas y la utilización de gases refrigerantes. Abel Pedrós, director de Marketing de Horeca de Eurofred, apunta que "lo que podría resultar amenazante para la sostenibilidad del planeta no significa que haya razón para preocuparse. La industria de la refrigeración llegará a su cota '0 emisiones' mucho antes que la del automóvil. De hecho, a partir de 2022 no se podrán fabricar ni comercializar equipos que utilicen gases refrigerantes que no sean 100% ecológicos".

Eurofred presenta al mercado una línea de producto cero emisiones destinado a este segmento, con la que conseguir cuidar el medio ambiente y, además, consumir menos y ser más eficientes. Se trata de soluciones que van muy por delante de la directiva europea FGAS, que establece la prohibición del uso de gases no ecológicos como el R404 en nuevos equipos a partir de 2020 y extiende el uso de los denominados "gases de transición" como R458 y R449 hasta 2022.

Según señala Pedrós, "en los últimos 10 años la industria de la refrigeración ha realizado inversiones millonarias en el desarrollo de nuevos sistemas y equipos preparados para trabajar con gases refrigerantes CO2, R290 y R600, cien por cien ecológicos y con 0 emisiones. El primero utiliza el CO2 y los otros dos gases propano, todos presentes en la atmósfera. Se han rediseñado los sistemas, los componentes… y, a la vez, se ha mejorado su eficiencia, reduciendo su consumo a límites insospechables: hay congeladores industriales que consumen 93W, un poco más que una bombilla LED".

En la carrera por la sostenibilidad, por el ahorro y por la eficiencia, la industria de la refrigeración se ha puesto en cabeza no solamente en tecnología sino también en soluciones comerciales para este tipo de establecimientos que mejoran la experiencia de compra de los clientes. En opinión de Pedrós, "lo ideal sería una renovación del parque y lograr las '0 emisiones'; pero esto es un sueño. Más allá del uso de los gases ecológicos, los nuevos equipos ofrecen ventajas sobre los existentes. Son más pequeños, más fáciles de gestionar y mantener, consumen mucho menos, son más eficientes, no contaminan… Unas razones de peso que son evidentes para quienes, a día de hoy, vayan a renovar sus equipos o a abrir un establecimiento. No hay que esperar y se puede entrar desde hoy en el club de las '0 emisiones'".

Y añade que "en el resto de los casos, desde hace tiempo los fabricantes y distribuidores estamos impulsando diferentes iniciativas para favorecer la puesta al día ecológica con ofertas comerciales, planes renove, etc. Sin embargo, el impulso definitivo debe darse desde las instituciones públicas, nacionales y europeas, con programas de ayudas y financiación para la renovación del parque actual de sistemas de refrigeración basados en gases contaminantes no ecológicos. Con este impulso daríamos un paso de gigante mejorando la salud del planeta y la calidad de vida de unas ciudades a las que han vuelto los ciudadanos. Una ciudad que encontrará en la sostenibilidad su razón de ser".