Aral Digital.- Aldi invertirá 711,2 millones de euros en su negocio australiano en los próximos dos años, para mejorar sus puntos de venta y sus centros de distribución. La cadena de discount, que entró en Australia en 2001, ha puesto en práctica esta estrategia como consecuencia de los recientes desembolsos realizados en el país oceánico en los últimos 15 meses.

En concreto, la compañía ha levantado dos centros de distribución -uno en Sydney y otro en Victoria-, además de una plataforma de desarrollo de productos y garantía de calidad en Nueva Gales del Sur. En la actualidad, Aldi cuenta con más de 230 tiendas en Australia, distribuidos en cuatro territorios de la costa este: Queensland, Victoria, Nueva Gales del Sur y Camberra.

La firma germana registró el pasado año un beneficio neto de 56,1 millones de euros, que supone un incremento del 26,6% respecto al ejercicio 2008. La intención de Aldi es reinvertir estas ganancias en el negocio australiano. Las inyecciones económicas en estas infraestructuras permitirá a la empresa incrementar su capacidad de almacenaje y ampliar su red de abastecimiento a más tiendas.