El fabricantes y distribuidor de masas congeladas Berlys ha puesto en funcionamiento recientemente dos nuevas delegaciones comerciales, una en Sevilla y otra en La Rioja, con la que el número de éstas se eleva a catorce. La compañía, que en el último año ha destinado a su red comercial una inversión de 250 millones de pesetas, contará con una nave de más de 1.000 metros cúbicos de almacenamiento y dos camiones de reparto en la capital andaluza, cuya oficina comercial estará dirigida por Adolfo Borrego. La sede de La Rioja, la última en ponerse en marcha, también dispone de una capacidad de almacenamiento de 1.000 metros cúbicos y está dirigida por Eduardo Mora. Berlys inició su actividad en 1994 y en la actualidad dispone de 14 delegaciones comerciales, 55 distribuidores, una flota de 340 vehículos de reparto y una plantilla de 290 personas y tres factorías de Navarra, lo que le permite atender las necesidades de más de 12.000 clientes.