Los accionistas de Carrefour aprobaron ayer, 18 de junio, un reparto de dividendos de 0,40 euros (68,22 pesetas) por acción, lo que supone un total de 129,2 millones de euros (unos 21.500 millones de pesetas).

El presidente del grupo, Rafael Arias Salgado, comentó en la junta de accionistas que Carrefour ha previsto crecer este año entre un 2 y un 4%, a pesar de que "en España no hay ningún síntoma de que se esté produciendo una desaceleración del consumo". En el año pasado alcanzó una facturación de 6.889 millones de euros (1,14 billones de pesetas), cifra similar a la del ejercicio previo.

Por su parte, el consejero delegado del grupo, José María Folache, manifestó que Carrefour está abierto a un proceso de compras y alianzas en Internet, y que está previsto el lanzamiento de un supermercado virtual después del verano, toda vez que se ha comprado recientemente de la filial española de Submarino.

Carrefour invertirá este año unos 300,5 millones de euros (50.000 millones de pesetas) en la apertura de nuevos centros (hipermercados, supermercados, gasolineras, ópticas, agencias de viajes y oficinas de seguros) y destinará alrededor de 80 millones de euros (13.300 millones de pesetas) a un proyecto que intenta incrementar la competitividad bajando los precios.