El grupo de distribución Carrefour consiguió un beneficio neto de 46.000 millones de pesetas durante el primer semestre del presente ejercicio, lo que representa un incremento del 4,3% respecto al mismo periodo del año anterior. La facturación del grupo ascendió a 5,1 billones de pesetas, un 27,7% más. Las previsiones de la compañía apuntan a obtener unas ventas de entre un 20 y un 25% más que las de 1999, e incrementar el beneficio entre un 35 y un 40%.