AMDPress.- La Confederación Española de Comercio (CEC) ha presentado una queja formal ante la Dirección General de Política Comercial del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, en la que denuncia “prácticas predatorias” por parte de grandes empresas de distribución de origen extranjero en actividades de comercio textil, de hogar, electrónica y deporte, según informa Europa Press.

Miguel Angel Fraile, secretario general de la CEC, recalcó además la necesidad del mantenimiento de las limitaciones al crecimiento de las grandes superficies en la periferia y núcleos de población en las normativas de ordenación comercial de las comunidades autónomas e insistió en que las moratorias “son instrumentos legales del planificador urbanístico, temporales y no perpetuas”.

En el pequeño comercio “existe preocupación por la directiva de servicios”, reconoció Fraile, si bien estimó que “hay temas en los que la UE no puede intervenir” y confió en que el proceso de transposición previsto, de entre cuatro y cinco años, permita “alguna adaptación”. “Habrá que esperar a que nos afecte lo menos posible, pero tenemos la sensación de que nunca podrán entrar en temas de urbanismo o medioambientales”, dijo.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Comercio Especializado de la Comunidad de Madrid (COCEM), Ignacio Alfaro, anunció hoy que la organización ha presentado una denuncia “ante la agencia tributaria y las autoridades” contra comerciantes asiáticos por fraude fiscal.

Alfaro afirmó que existen comercios chinos “que no pagan los impuestos y no son inspeccionados”, debido a la dejadez del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, que, a su juicio, no velan por los intereses del pequeño comercio madrileño.