AMDPress.- El pasado viernes, 1 de marzo, el Consejo de Ministros aprobó interponer un recurso de inconstitucionalidad contra la decisión del Parlamento de Navarra de gravar con un impuesto a los grandes establecimientos comerciales aprobado el pasado 17 de octubre por la Comisión de Economía y Hacienda del Parlamento de Navarra, y que supondría para la Administración Foral unos ingresos anuales de unos 70.000 euros.

La impugnación, entre otros puntos, se fundamenta en los criterios de armonización del régimen tributario de Navarra con el régimen general del Estado, donde se establece "una presión fiscal global equivalente a la existente en el resto del Estado".

Una ley similar y se impuso en la comunidad de Cataluña, cuyo Ejecutivo decidió gravar a los establecimientos con superficies superiores a los 2.500 metros cuadrados, incluyendo la zona de venta, los almacenes y el aparcamiento, con quince euros por metro cuadrado. Este impuesto grava de forma distinta a los establecimientos en función de su situación geográfica y del número de alturas.