Durante el pasado año se recogieron y se volvieron a fundir unos 1.725 millones de botellas de vidrio, es decir, 575.000 toneladas. Unas cifras que sitúan la tasa de reciclado en nuestro país en el 40,2%, próxima ya al objetivo de Ecovidrio de volver a fundir en el 2001 el 45% de los envases de vidrio consumidos. Como término medio, cada español depositó en los iglúes 8,2 kilogramos de residuos de envases, una cifra que se espera que aumente hasta los 11,8 kilogramos en el 2001. Aunque estos datos sólo tienen en cuenta el vidrio recogido en los contenedores, ya que si se añade el vidrio recogido por otras fuentes, como las grandes áreas de aportación (colegios, hostelería, etc.), la media anual de 1999 sería de 14 kilogramos de residuos de envases de vidrio por habitante. Gracias a este vidrio reciclado en el pasado año, se han dejado de extraer 690.000 kilogramos de materias primas para la producción de nuevos envases, se han consumido 75.000 toneladas menos de petróleo, y los ayuntamientos ahorraron más de 4.600 millones de pesetas en concepto de tratamiento y eliminación de basuras.