Aral Digital.- El grupo de distribución Eroski ha cerrado el primer semestre del año con una reducción de sus pérdidas consolidadas después de impuestos en un 21,3%, hasta situarlo en 33 millones de euros; lo que representa una mejora de nueve millones el resultado registrado entre enero y junio de 2010. La deuda bancaria de la compañía ha quedado fijada en 2.050 millones de euros, 750 millones menos que hace dos años.

Eroski mantiene su estrategia de reducir los márgenes derivados de su mejora en la gestión que incremente su competitividad en el mercado, indica la empresa, lo cual supone la reducción de su facturación total alcanzando los 3.490 millones de euros, “al ahorrar a sus clientes una cifra superior a los 17 millones en estos seis meses, con un crecimiento de clientes a superficie constante de 0,1%”.

La actividad de la empresa, desarrollada en un entorno económico “extremadamente difícil, y condicionada por la contención del consumo de las familias”, ha optimizado su plan de ajuste y control del gasto interno, lo que ha permitido generar unos ahorros de costes de 35,1 millones de euros a lo largo del semestre. El endeudamiento neto con las entidades de crédito se ha reducido en 60 millones de euros.

Asimismo, al cierre del semestre, la cuenta de resultados consolidados de Eroski presenta un beneficio antes de gastos financieros e impuestos de 56 millones de euros, un 11,4% más que la del mismo periodo del ejercicio 2010.