Aral Digital.- El sector de los centros comerciales abrirá en 2010 y en 2011 en torno a 300.000 metros cuadrados de nueva Superficie Bruta Alquilable (SBA), cada año, según previsiones de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC). “Los centros comerciales están aguantando la grave situación económica de una manera encomiable, manteniéndose atractivos y ofreciendo lo que buscan los consumidores”, asegura Javier García-Renedo, presidente de la asociación, en declaraciones exclusivas a ARAL.

El año pasado se registraron más de 1.000 millones de inversión, cifra que la AECC espera que se repita en el presente ejercicio y en 2011. “El interés de los inversores se mantiene vivo, tanto en nuevos proyectos como en operaciones de compra y venta”, remarca su máximo responsable, quien además puntualiza que “seguirá habiendo proyectos” y que los promotores seguirán teniendo “interés por culminarlos”.

Por otro lado, García-Renedo también se ha referido a la relación por la que atraviesa los centros comerciales con las franquicias y el comercio minorista. Respecto a la primera de ellas afirma que “las franquicias buscan ubicarse en los centros comerciales” porque así aseguran su “éxito” y el mantenimiento de “sus negocios en el tiempo”. Desde la AECC consideran que “las franquicias entienden muy bien que un centro comercial es 'un negocio de negocios'”.

En cuanto a la dualidad con los minoristas, Javier García-Renedo sostiene que “nosotros somos una parte del comercio minorista”, formato con el que “no tenemos ninguna tensión”, rubrica. No obstante, con la actual coyuntura económica, “lo que estamos viendo es que los centros comerciales son capaces de capear mejor el temporal” gracias su “mayor capacidad de adaptación a cada nuevo entorno”.

En lo que al centro comercial del futuro se refiere, el presidente de la asociación indica que lo fundamental es “presentar una oferta completa y con mucha capacidad de adaptación”. En resumen, se trata de “crear las experiencias o sensaciones de compra, nuevas iniciativas que busca el nuevo consumidor”.

Por último, García-Renedo califica como “fundamental” la liberalización de los servicios, ya que con ello “se gana en competencia y se crea empleo”. Así, ante la transposición de la Directiva Bolkestein al ordenamiento español que están realizando las comunidades autónomas, el presidente de la asociación asegura que las barreras administrativas impiden un desarrollo competitivo tanto para España como para el resto de la Unión Europea.

Lea la entrevista completa en el número 1.575 de la revista ARAL.