El sector español de confitería no ha registrado los resultados esperados en 1999, debido al retroceso sufrido por las exportaciones. Y es que, según los datos de la FEAD (Federación Española de Asociaciones del Dulce), el volumen total de ventas comercializado por la industria española en el pasado ejercicio fue de 904.404 toneladas, prácticamente la misma cifra que en 1998 (899.000 toneladas), debido a un ligero repunte al alza del consumo nacional, que con 699.059 toneladas y 348.424 millones de pesetas registrados, experimentó un crecimiento del 2% tanto en volumen como en valor, que consiguió paliar el retroceso de las exportaciones. Éstas supusieron 205.344 toneladas, un 3% menos que en 1998, que representaron un valor de 80.364 millones de pesetas, un 1% por debajo de la cifra del año anterior. Esta negativa evolución del comercio exterior está motivado, según la patronal del sector, por "las llamadas retorsiones de USA y Canadá, que aunque si bien fueron casi totalmente desactivadas en el último momento tras las gestiones de FEAD y CAOBISCO, tuvieron su efecto por la cancelación anticipada de pedidos y la imposibilidad de concreción de estrategias de exportación. Hace dos años fue la crisis de los mercados asiáticos y rusos lo que limitó la capacidad exterior; el pasado año, cuando ya esos mercados se recuperaban, fue una represalia por contenciosos que no tienen que ver con nuestros productos los que limitaron, esta vez, un mercado tan importante como los Estados Unidos", apuntan desde la FEAD.