Las bodegas acogidas a la Denominación de Origen "La Mancha" aumentaron un 7,1% las exportaciones de vino embotellado en los tres primeros meses del año 2000, hasta alcanzar un volumen de 1,8 millones de botellas, frente a la cifra comercializada en el mismo periodo del año anterior. Alemania se confirma como el principal importador de vino de calidad manchego, por delante del Reino Unido, con un volumen de 621.420 botellas, lo que supone un 46,37% más que lo exportado de enero a marzo de 1999. No obstante, el mercado británico también ha tenido un comportamiento muy positivo, con un crecimiento del 38%, hasta situarse con un volumen de 398.148 botellas. Holanda y Suecia son los siguientes países en la lista de importadores, con 226.308 y 155.688 botellas, respectivamente, mientras que Dinamarca ocupa el quinto puesto con 100.500 botellas. Aunque los crecimientos más destacados han llegado de otros países europeos en los que las ventas de vino de calidad manchego no no tenían una importante penetración, como Bélgica, que ha llegado a las 53.520 botellas, con un incremento del 141,3% y Austria, que ha pasado de comprar una cantidad inferior a las 5.000 botellas a superar las 63.800.