AMDPress.- La cadena de supermercados de origen valenciano Mercadona tiene previsto inaugurar en 2002 otros 100 establecimientos nuevos, si se consiguen los permisos de apertura, para cerrar el año con 681 tiendas, según ha revelado hoy en rueda de prensa el presidente de la firma, Juan Roig. El grupo de distribución español cerró el pasado ejercicio con una facturación de 4.508 millones de euros (750.068 millones de pesetas), lo que supone un ascenso del 34% respecto a los 3.366 millones de euros registrados el año anterior y de un 5% a superficie constante.

En cuanto al beneficio neto de la cadena se situó en los 70 millones de euros (11.647 millones de pesetas), un 35% más que en 2001; mientras que las ganancias brutas ascendieron a 103 millones de euros. El cash flow ascendió a 209 millones de euros, lo que representa un incremento del 38% con respecto a los 151 millones de euros de 2000, y los recursos propios fueron de 303 millones de euros, un 27% más.

Además de los 6.200 nuevos puestos de trabajo que la empresa creo el pasado año, y que elevan la plantilla a 27.400 empleados, Juan Roig se siente satisfecho de que Mercadona haya aportado 707 millones de euros al PIB.

El número de centros, que a fecha de hoy se sitúa en 595, al cierre del pasado año ascendió a 589, frente a los 493 con los que cerró el ejercicio 2000 o los 399 que tenía a finales de 1999. Estas nuevas aperturas se incluyen en la inversión destinada por el grupo en 2001, que se situó en una cifra global de 264 millones de euros, un 50% más que el año anterior,

De cara al presente ejercicio, aparte de la apertura de 100 nuevos centros, el grupo tiene previsto alcanzar unas ventas de 5.410 millones de euros, lo que supondría registrar un crecimiento del 20%.

En cuanto a las inversiones proyectadas rondarán una cifra global de 300 millones de euros e incluirán la construcción de dos almacenes, uno en Albatera (Alicante) y otro en la localidad madrileña de Cien Pozuelos, cuyas obras comenzarán a principios de verano.