AMDPress.- El Diario Oficial de Francia ha publicado una circular sobre la negociación comercial entre suministradores y distribuidores. En ella, además de tratar sobre ciertas prácticas comerciales, se regula las ventas de ciertos productos por debajo de los precios de costes (venta a pérdidas), que la distribución utiliza a veces como reclamo.

Su necesidad se basa, sobre todo, en “el creciente desplazamiento de la negociación comercial del precio de venta en factura, hacia reducciones de precio fuera de factura”. En la distribución alimentaria francesa suele distinguirse entre los márgenes comerciales normales, resultado de la diferencia entre los precios de compra al proveedor y el precio de venta del distribuidor; y los márgenes no reflejados en los importes de las facturas, cantidades que se suelen materializar a fin de año y que son teóricamente una remuneración al distribuidor por diversos conceptos.

Como se sabe, las principales empresas de la distribución hispana son de origen galo y, aunque la venta a pérdida está prohibida por ley en nuestro país, las empresas fabricantes suelen quejarse de que esta práctica sigue siendo habitual en el sector. Así, recientemente la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) presentaba una demanda ante la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid en contra de la cadena de distribución Carrefour, por supuestas prácticas de ventas de aceites por debajo de los precios de coste (ver ARAL Digital número 738).