Aral Digital.- Sainsbury ha registrado un incremento de ventas y beneficios en la primera mitad de su año financiero. En concreto, la cadena británica ha aumentado sus ventas totales un 3,7%, hasta alcanzar 12.417 millones de euros (11.158 millones de libras), mientras que las ganancias subyacentes antes de impuestos han ascendido un 18,5%, hasta los 341,6 millones de euros (307 millones de libras).

Igualmente, el beneficio antes de impuestos (Ebitda) también ha experimentado un considerable ascenso hasta totalizar 380,5 millones de euros (342 millones de libras), en lo que supone un 32,6% más que en el mismo periodo de 2008.

Al hilo de estos resultados, Justin King, director ejecutivo de la compañía, ha indicado que “nuestra estrategia se encuentra actualmente estabilizada y nos ha permitido competir con éxito a través de condiciones económicas muy complejas. Hemos continuado ampliando cuota de mercado, extendiendo nuestra búsqueda mediante operaciones on-line y hemos intensificado la expansión de nuestra red de tiendas convenience”.