La multinacional de productos de gran consumo Unilever ha decidido vender su división de masas congeladas para pastelería y panadería EBSB (presente en España con su división Croexa) a la compañía holandesa CSM por 700 millones de euros (más de 116.000 millones de pesetas). Esta actividad, presente en 13 países, reportaba a la multinacional unas ventas de 143.000 millones de pesetas, con unos beneficios de 10.000 millones. Fuentes de la compañía holandesa han comunicado que esta desinversión está en línea con las recientes adquisiciones de las compañías Slim-Fast y Ben & Jerrys y con la prevista fusión con Bestfoods.