AMDPress.- El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Miguel Arias Cañete, inauguró ayer, jueves 6 de febrero, en el Hotel NH Parque de las Avenidas de Madrid, la jornada doble que, en la elaboración del Libro Blanco de la Agricultura y el Desarrollo Rural, se dedica a la reforma de la Política Agrícola Común (PAC).

El ministro de Agricultura, que reiteró su intención de trasladar todas las protestas contra la reforma de Fischler a Bruselas, señaló que la nueva Política Agrícola Común, de llevarse a cabo la reforma planteada, conllevará graves problemas en las regiones más deprimidas de nuestro país, como son Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y parte de Andalucía, que más se benefician ahora de las ayudas directas.

La primera ponencia corrió a cargo del catedrático Jaime Lamo de Espinosa sobre la adaptación de la agricultura española a los cambios de la PAC, que calificó de "irracionales", ya que considera que en la nueva reforma de la Política Agraria Común se han invertido las líneas de pensamiento y, mientras las políticas diseñadas entre 1958 y 1992 se construyeron para obtener "productividad, rentas y abastecimiento", la propuesta de Fischler se construye con fines únicamente presupuestarios.