AMDPress.- BBVA ha vendido a la familia Garavilla el 41% que poseía de Conservas Garavilla, comercializadora de la marca Isabel, por algo más de 11 millones de euros. La desinversión de BBVA pone fin a la relación societaria entablada en 1973 entre la entidad financiera y dicha familia, que desde el pasado viernes es titular del 100% del capital de la conservera, con sede en Bermeo (Vizcaya).

Esta operación responde a la estrategia que inició hace algunos años el BBVA de desprenderse de sus participaciones en compañías de alimentación. La compra se ha instrumentado a través de sociedades patrimoniales de la familia Garavilla, mediante un préstamo del propio banco y el pago de 2,4 millones de euros en efectivo. A cambio, la entidad financiera tomará como prenda dos buques atuneros con un valor conjunto en el mercado de unos 22 millones de euros.

El BBVA se ha garantizado el pago del crédito en los ejercicios 2006, 2007 y 2008. Además, si en ese período la familia Garavilla se desprende de la conservera, la entidad tendrá el 41% de la plusvalía que se genere en la operación.