AMDPress.- El grupo Bimbo, filial de la multinacional estadounidense Sara Lee, registró en su último ejercicio, cerrado el pasado 28 de febrero, unas ventas netas consolidadas de 326,21 millones de euros (54.278 millones de pesetas), lo que supone un ascenso de en torno al 3% con respecto al año fiscal anterior. Este índice de crecimiento es inferior al de 1999, cuando la compañía creció un 37% debido a la integración de Repostería Martínez. En cuanto al beneficio antes de intereses e impuestos se situó en 2000 en 15,07 millones de euros (2.508 millones de pesetas), una cifra ligeramente superior al resultado neto que el grupo obtuvo un año antes de 12,25 millones de euros (2.038 millones de pesetas).

Según Miguel Lladó, presidente y director general de Bimbo, “esta favorable evolución de nuestro negocio se debe en gran medida, al considerable crecimiento del pan de molde durante el año 2000, a nuestra estrategia de innovación de nuevos productos y de expansión vía adquisiciones, como la de Ortiz en enero de este año”.

La compañía, líder del mercado español de pan de molde y bollería, con una cuota del 56,6%, cuenta con unos recursos propios de 112,37 millones de euros (18.697 millones de pesetas) y una plantilla media de 3.643 empleados. En el capítulo de inversiones se destinaron 14,19 millones de euros (2.362 millones de pesetas) en mejoras productivas, en nuevas líneas de producción, en renovación de la flota de vehículos y en sistemas informáticos de gestión.

“Una vez finalizada la integración comercial de Bimbo y Martínez, con un balance muy positivo, nuestros objetivos futuros pasan por consolidar nuestro liderazgo mediante el desarrollo de nuevos productos de mayor valor añadido que satisfagan las necesidades de nuestros consumidores y refuercen nuestras marcas”, añade Lladó.