Calidad Pascual alcanzó en 2014 una facturación de 720,4 millones de euros, con un alza del 2,2% respecto al año anterior. El resultado bruto de explotación (EBITDA) fue de 73,6 millones de euros, un 7,5% superior al de 2013. Ignacio García-Cano, CEO-director general ejecutivo de Calidad Pascual, considera que "estos importantes hitos desde la perspectiva económica no hubieran sido posibles sin el nuevo enfoque de creación de valor compartido". Estos son algunos datos recogidos en su Informe de Creación de Valor Compartido 2014, que traduce en cifras el compromiso diario de la empresa con la innovación y la calidad.

Durante 2014 colaboraron en la cadena de valor de Calidad Pascual 470 ganaderías, 3.716 proveedores, 2.166 empleados y 373 distribuidores, que trasladaron sus productos recorriendo más de 20 millones de kilómetros. La compañía distribuyó más de 1.200 millones de envases de sus 13 categorías de productos, que en España llegaron a 116.000 puntos de venta y a casi 30 millones de consumidores; mientras las ventas en otros 62 países representaron 26 millones de euros adicionales.

A lo largo del año, Calidad Pascual ha trabajado en el desarrollo de una estrategia centrada en la creación de valor compartido con sus grupos de interés para gestionar el impacto ético, económico, laboral, social y ambiental de la actividad de la compañía, así como establecer un sistema efectivo de diálogo con ellos.

Crear valor

El objetivo de la compañía, tal y como ha señalado Tomás Pascual, presidente de Calidad Pascual, durante la presentación del Informe, es "liderar el cambio de paradigma y de modelo corporativo para relacionarnos más y mejor con nuestros grupos de interés". En su opinión, "a las empresas ya no les basta con ser eficaces y estar bien gestionadas. También deben convertirse en referentes sociales, crear valor y fomentar la calidad, la innovación y la eficiencia". Para el presidente de la compañía, "las empresas, si actúan solas, pueden ir más rápido, pero las que llegan más lejos, las centenarias, son las que van de la mano de consumidores, clientes, empleados, proveedores, o interlocutores sociales satisfechos".

Pascual tiene por objetivo crecer de forma sostenible, diferenciándose por su creación de valor compartido con los grupos de interés. En 2014, la compañía lanzó al mercado 30 innovaciones. 15 de ellos a través de la marca DiaBalance, creada en colaboración con Esteve, y especializada en el desarrollo de soluciones específicas para la alimentación de personas con diabetes. También relanzó 'Extra Creme', única leche para hostelería que incorpora un refuerzo de proteína. Asimismo, ha incorporado 13 productos innovadores a su gama de yogures (7 de ellos en el área internacional), ha presentado un nuevo batido Pascual Choco Blanco y ha ampliado su gama Bifrutas con el sabor Caribe.

La apuesta de Pascual por la creación de valor compartido también fomenta el desarrollo profesional de sus más de 2.300 trabajadores. En 2014 Calidad Pascual ha mejorado su resultado de la 'Encuesta Anual de Clima', alcanzando los 70 puntos en la encuesta de clima interno 'Great Place to Work'. Con un 85% de participación, ha completado más del 95% de las acciones comprendidas en los 'Planes de Acción Great Place to Work', consiguiendo un ratio de absentismo de tan solo el 3,3%. Más de un 95% de sus empleados tiene contrato indefinido y un 40% flexibilidad horaria. La inversión en formación asciende a 450 euros por empleado y año, y desde 2008 está certificada como 'Empresa Familiarmente Responsable'. Respecto a los índices de prevención de riesgos laborales en 2014, mejoraron un 40% respecto a 2013.