Capsa Vida, vehículo de inversión para el desarrollo de la alimentación de Capsa Food, se ha aliado con la Bolsa Social para financiar soluciones de impacto aplicadas a la alimentación a través de la convocatoria “Alimentación de impacto”, una iniciativa que busca impulsar empresas jóvenes que trabajen por una alimentación más sostenible.

A través de esta acción, busca impulsar empresas alineadas con su misión, no solo a través de la financiación, sino también con apoyo estratégico. Así, su objetivo tras las rondas es acompañar a las empresas en su crecimiento y ayudarles en la gestión y la medición del impacto social generado por su actividad.

En palabras de Rubén Hidalgo, director de Capsa Vida: “Con esta iniciativa queremos mostrarnos como una herramienta útil no solo para mejorar la alimentación desde todas las perspectivas: producción primaria, industrial, consumidor, etc. sino realmente amplificar la capacidad de proyectos innovadores y maximizar su impacto. Ser parte de la solución es un camino escogido que lo queremos para nosotros y para todas las personas y equipos con algo que decir y que hacer.”

Hasta 600.000 euros de inversión

Para ser admitidas en esta convocatoria, las empresas deben impactar positivamente en  alguno de estos tres pilares: la sostenibilidad del sector, la salud nutricional o la economía del medio rural. Además, también deberán superar unos requisitos mínimos de impacto social generado, modelo de negocio, escalabilidad o potencial de rentabilidad futura, que serán analizados por el Comité de Selección de la Bolsa Social y por Capsa Vida.

Una vez seleccionadas, las empresas se prepararán para lanzar una ronda de financiación participativa a través de la Bolsa Social. El tamaño de las rondas oscilará entre 150.000 y los 600.000 euros dependiendo de las necesidades de las compañías, y CAPSA VIDA invertirá tickets de entre 75.000 y 300.000 euros, al menos un 50% del importe de las rondas. El resto de la ronda la podrán cubrir otros inversores minoristas con tickets a partir de los 1.000 euros.

Trascurrido un mes de este proceso y si la empresa consigue reunir el 100% del objetivo de financiación, se formalizará la ampliación de capital y Capsa Vida y el resto de inversores que hayan participado pasarán a ser socios de las empresas invertidas.  A partir de entonces, los inversores estarán en todo momento informados de la evolución de las empresas en las que participen como socios, a través de las comunicaciones de sus resultados económicos y de impacto social que realizarán las empresas a través de la Bolsa Social con carácter anual y trimestral.

Según José Moncada, fundador de la Bolsa Social: “Esta convocatoria es una oportunidad única para las startups innovadoras de impacto social y medioambiental que quieran transformar la alimentación del siglo XXI. En Capsa Vida y en la Bolsa Social van a encontrar socios alineados con su misión que les aportarán el capital que necesitan para crecer y acompañamiento de calidad para lograrlo”.