AMDPress.- La firma Cárnicas Ballester ha anunciado su decisión de utilizar desde el primer momento sólo grano y forraje ecológico sin aditivos, adelantándose así a las normativa europea. La Unión Europea ha dispuesto que, para poder comercializar carne ecológica con distintivo, la alimentación de las reses se realizará, a partir de agosto de 2005, exclusivamente con materias primas y piensos ecológicos.

No obstante, se podrán utilizar también materias primas convencionales consideradas válidas en el reglamento europeo, que incluye una lista positiva de oligoelementos, vitaminas, enzimas y microorganismos genéticamente modificados. Cárnicas Ballester ha anunciado su decisión de no acogerse a esa excepción.

Según ha indicado Javier Ballester, director comercial y financiero de Cárnicas Ballester, empresa que el próximo otoño comenzará a comercializar carne ecológica de vacuno con la marca La Crianza, la compañía lleva más de un año realizando pruebas, "hasta que hemos conseguido la fórmula precisa para la alimentación natural de nuestras reses sin ningún problema".

La normativa también contempla las características que debe cumplir el recinto en el que se alojen y críen los animales, que prohíbe mantenerlos atados y obliga a disponer de un acceso libre a pastos y espacios libre. La misma ley indica que el alojamiento cubierto está dotada de una zona cómoda para dormir, con un lecho de paja seco y siempre limpio.

Todas estas exigencias, mejoradas, las cumplen las instalaciones de Cárnicas Ballester para carne ecológica de vacuno situadas en una finca de la comarca de la Sierra de Segura (Albacete).