La compañía Heineken España, resultado de la fusión de Grupo Cruzcampo y El Águila, en cumplimiento de las exigencias que el Tribunal de la Competencia Europeo impuestas para aprobar la citada fusión, y que se concretan en una reducción del 17% en la cuota de producción, ha decidido desprenderse de sus fábricas de Cruzcampo en Madrid y Valencia. Según ha confirmado el consejero delegado de Heineken España, Carlos de Jaureguízar, “esta operación aún está pendiente de su aprobación por parte de Competencia”. Aunque a la espera aún de esta decisión, ya hay interesados en esta operación, siendo Damm el comprador más probable, según ha adelantado Jaureguízar.