Los españoles tienen un profundo desconocimiento acerca de la actividad agraria, que prácticamente afecta a todos los ámbitos: tecnología que emplea, importancia socioeconómica del sector, tipos de agricultura, seguridad de los productos, etc. Esta es la principal conclusión de la "I Encuesta sobre Percepción e Imagen de la Agricultura Española", realizada por la consultora Elogia para la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla). Es este desconocimiento generalizado el que explica que la mitad de la población piense que el sector agrario es "un sector muy manual y artesano" (52%) mientras que la otra mitad lo considere "muy industrializado" (48%).

El estudio detecta asimismo que el 93% de los encuestados no sabe que España es el primer exportador mundial de frutas y hortalizas y cuatro de cada cinco personas desconoce que el sector agroalimentario emplea a más de 2 millones de personas en nuestro país. La encuesta se interesa igualmente por el nivel de confianza que tienen los encuestados en los controles sanitarios a los que son sometidos los productos agrícolas en nuestro país. Tan solo el 21% tiene una confianza baja o muy baja. Puede decirse que ocho de cada diez españoles confían en la seguridad alimentaria (51% con nivel medio y 28% con una confianza alta o muy alta).

Mujer de entre 31 y 65 años: este es el perfil tipo de quien compra frutas y hortalizas, que, en materia de consumo, son los dos productos en los que se centra la encuesta por ser los más habituales en la cesta de la compra de entre los agroalimentarios. En cuanto al establecimiento preferido para abastecerse de ellos, el hipermercado supera ligeramente, con un 40% de respuestas, al mercado tradicional (37%), seguido éste de la frutería/tienda de barrio (13%) y el supermercado (10%). Resulta interesante que el 55% de los encuestados afirma comprar frutas y hortalizas en el mismo sitio donde adquiere el resto de alimentos, frente al 45% que dice surtirse de ellas en un establecimiento diferente.

Cuando se pide a los españoles que ordenen, de mayor a menor importancia, los siete factores que más suelen tener en cuenta para decantarse por unos u otros productos hortofrutícolas, es el precio el que ocupa el primer lugar. Le siguen el sabor, el aspecto y la estacionalidad. Las vitaminas u otros nutrientes están en antepenúltima posición, con el origen geográfico a continuación y, por último, el sistema de producción ("ecológico, convencional o integrado"). Es decir, independientemente de la opinión que se tenga acerca del tipo de agricultura, se trata de un factor que apenas es valorado en la decisión de compra.