AMDPress.- El sector de fast food creció únicamente un 5,9% en 2001, según el estudio realizado por la consultora DBK. Este dato pone de manifiesto que el valor del mercado viene registrando desde 1999 una ralentización en el ritmo de crecimiento, como consecuencia del estancamiento experimentado por el segmento de pizzerías, situación que se vio agudizada en 2001 por la sensible moderación de las ventas en el segmento de hamburgueserías.

El aumento del 5,9% en la facturación de las empresas de fast food contrasta con el 13% y el 16,9% alcanzados en 2000 y 1999, respectivamente. Las diferencias son aún mayores si se establece la comparativa a los años anteriores, 1996, 1997 y 1998, periodos en los que se lograron incrementos superiores al 20% anual.

El volumen de negocio generado por los establecimientos de fast food se situó en 1.588 millones de euros en 2001, siendo el mayor volumen el alcanzado por el segmento de hamburgueserías, con una facturación de 655 millones de euros. Esta cifra representó un crecimiento del 8,3% en 2001 y supuso a su vez un importante descenso con respecto al ritmo de crecimiento registrado en el bienio 1999-2000, situado entre el 21 y el 22%.

La facturación de las pizzerías, un total de 510 millones de euros, refleja, según el estudio de DBK, la tendencia a la baja que viene manteniendo este segmento y que se ha traducido en una caída del 8% en 2001, frente al descenso del 1% en 2000. En relación a las bocadillerías, este segmento experimentó el año pasado un incremento del 12%, crecimiento moderado comparativamente con el alcanzado en ejercicios anteriores, en los que se registraron aumentos superiores al 20%.