Los resultados obtenidos en 2015 han sido positivos para el Grupo Barilla, tanto en términos económicos como de sostenibilidad, tal y como ha anunciado la compañía italiana en la presentación de los resultados del último ejercicio en Milán. "Las cifras obtenidas en 2015 confirman la efectividad de la estrategia "Good for you, good for the planet" ("Bueno para ti, bueno para el planeta"). A pesar de encontrarnos en un contexto difícil, la compañía continúa creciendo. De cara al futuro, nos comprometemos a continuar expandiendo nuestro modelo en mercados emergentes caracterizados por el alto consumo de pasta, así como a maximizar las oportunidades de nuestra oferta de productos de panadería. Impulsamos todas estas iniciativas a la vez que romovemos una dieta con sabor, sana y feliz inspirada en el estilo de vida mediterráneo", afirma Guido Barilla, presidente del Grupo Barilla.

Los ingresos del Grupo Barilla en 2015 aumentaron hasta los 3.383 millones de euros, un 2% más respecto a 2014, con un EBITDA de un 13% (440 millones de euros vs. 427 millones en 2014). Las inversiones de la compañía en 2015 han ascendido a 147 millones de euros, que representan un 4% de la facturación. Además, ha reducido su deuda desde los 250 millones de euros en 2014 hasta 170 millones en 2015.

Italia concentra cerca de la mitad de los ingresos de Barilla. A pesar del difícil contexto económico y social –el consumo de los tipos de producto en los que Barilla centra su mercado están cayendo– la compañía ha obtenido mejores resultados que la media del mercado. El balance es especialmente positivo para la división de pasta y salsas impulsada sobre todo por el crecimiento de las salsas –pesto en particular– y los productos a base de carne (como la salsa boloñesa). Las cuotas de mercado de la pasta Barilla y Voiello han empezado a subir de nuevo, lo que supone un cambio significativo respecto a los últimos años. Por otra parte, las cifras se han mantenido en línea con el año 2014 en el sector de panadería y las cuotas de mercado de mini pasteles, palitos, crackers y pan de molde también han aumentado.

Europa y Estados Unidos

En 2015, el volumen de negocio del Grupo Barilla ha crecido un 4% en Europa en relación al año anterior y en América el beneficio neto se ha incrementado. En Estados Unidos, el crecimiento ha estado impulsado por la división de pasta: el lanzamiento de nuevos productos como la pasta "Pronto", la consolidación de productos en los segmentos premium y la aparición de la pasta sin gluten iniciada en 2014. En octubre de 2015, la Academia Barilla inauguró su tercer restaurante en Nueva York, que cuenta con una pantalla digital interactiva para que los clientes puedan postear o comentar en redes sociales mientras están comiendo. Una importante novedad ya que es la primera instalación de estas características en el sector del retail.

Barilla también ha presentado los resultados del informe "Bueno para ti, bueno para el planeta", que destaca los principales resultados que la compañía ha conseguido gracias a su estrategia para promover el bienestar de las personas, la sociedad y el planeta. En el marco de esta estrategia, Barilla ha reformulado desde 2010 un total de 219 productos con el objetivo de mejorar sus cualidades nutricionales. Ha reducido las grasas saturadas en 73 productos y la sal en 15 productos. Asimismo, desde 2013 ha introducido nuevos productos 100% integrales y ha lanzado novedades que contienen menos azúcar que la media del resto de productos similares.

Por otra parte, Barilla ha impulsado a lo largo de 2015 el concepto Smart Working. Este proyecto se ha implementado para los trabajadores del grupo en oficinas y permite trabajar a distancia gracias a las tecnologías de la comunicación y la colaboración entre equipos. Aproximadamente un 74% de empleados se han adherido ya a este programa.

Impresora de pasta 3D

Recientemente, la compañía presentó su impresora de pasta 3D en Cibus, feria de alimentación de Parma, que gracias a la amplia experiencia de la compañía en tecnologías de la innovación ha dado como resultado un método puntero para elaborar pasta: imprimirla en 3D. Para usar esta tecnología, solamente es necesario cargar cartuchos de masa que hacen las veces de tinta en la máquina de impresión. En sólo unos minutos, el operador dibuja una forma en el ordenador y la información se envía a la impresora que producirá la forma deseada lista para cocinar. Aunque el proyecto está en fase experimental, ya está dando resultados excelentes.

El Barilla Center for Food&Nutrition Foundation (BCFC) ha presentado recientemente el libro "Eating Planet. Food and Sustainability: Building Our Future". Se trata de un libro que explica cómo a través de una dieta mediterránea es posible reducir el impacto medioambiental de nuestra elección diaria de alimentos, prevenir el comienzo de patologías cardiovasculares crónicas y adoptar un estilo de vida saludable y sostenible. BCFC es una fundación sin ánimo de lucro e independiente que opera como un think tank que analiza los factores económicos, científicos, sociales y medioambientales conectados a la comida.