En el último año, la fabricación de helado se ha sobrecalentado significativamente. De acuerdo con los datos que ofrece Insight View, el 32% de las empresas del sector presenta un elevado riesgo de impago, seis puntos más de lo que reflejaba el mismo análisis hace un año.

El 17% de los fabricantes de helado está en su primera anualidad, reflejando así un elevado nivel de emprendimiento. En este sentido, el 46% tiene menos de cinco años de antigüedad y un 60% no existía antes de la crisis de 2008.

A la juventud del sector se le une su atomización, puesto que un 69% está compuesto por microempresas y un 25% adicional por pequeñas empresas. De esta forma, apenas un 6% ha alcanzado la categoría de mediana o gran empresa.

El sector, que ha logrado mantener cierta estabilidad de su facturación media en torno de los tres millones de euros, presenta una composición geográfica muy particular. Según Insight View, observamos una concentración en Andalucía (21%), seguido de la Comunidad Valenciana (17%), Cataluña (15%), Madrid (9%), Canarias (7%) y Baleares (7%). Por ello, puede afirmarse que la fabricación del helado se concentra en comunidades con sol y playa, en línea con el peso que tiene todavía el consumo estacional en España, que se da durante todo el año con independencia del clima en mercados más maduros del norte de Europa.