ARAL Digital.- Elpozo Alimentación ha alcanzado una facturación de 740 millones de euros en el ejercicio 2011, con un aumento del 12% respecto al ejercicio anterior. El principal logro del ejercicio, junto a dicho crecimiento, ha sido la inversión de 30 millones de euros en mejoras tecnológicas, equipamiento productivo, apoyo a la marca y promocional. Todo ello con el objetivo de alcanzar la dimensión y eficiencia necesarias para ser competitivos en el complicado mercado global y en el seno de la convulsionada situación económica.

La compañía apuesta por mantener su alto ritmo de inversiones que superan los 450 millones en los últimos años. Este fuerte desembolso pone el acento en la firme voluntad de la compañía de ser eficiente y crear valor a sus principales grupos de interés. Respecto a su equipo humano, la empresa mantiene el empleo, con una plantilla media de 3.410 personas en empleo directo y unos 12.000 puestos de trabajo indirectos.

La división de exportación de Elpozo Alimentación creció un 21% en facturación, por lo que continúa su positivo avance apoyado en los mercados francés y portugués, por las sucursales locales, así como los mercados estratégicos de Alemania y Países Bajos y en especial por el relevante papel que ocupan los países asiáticos. Las soluciones de alimentación de Elpozo Alimentación llegan a 75 países en el mundo, con mil millones de consumidores potenciales. La estrategia de la compañía para el futuro internacional está centrada en seguir abriendo mercados y potenciar la comercialización en los países en los que ya cuenta con presencia.

Además del esfuerzo en materia de producción, la firma está apostando fuertemente por cumplir su misión empresarial basada en satisfacer al consumidor facilitándole alimentos, no sólo de total aceptación organoléptica, equilibrados y nutritivos, sino que también les aporten un plus de salud, placer, bienestar y comodidad. Para ello su inversión en I D i se sitúa en el 1% de la facturación global de la empresa.

Elpozo Alimentación continúa avanzando en sus investigaciones sobre los beneficios del consumo de carne y sus derivados. Estos estudios tratan de profundizar en el conocimiento de los compuestos funcionales que, por encima de su reconocido valor nutricional, pueden convertir a la carne y a los productos cárnicos en alimentos saludables incluso con beneficios específicos para la salud dentro de una dieta equilibrada.