Ferrero International, sociedad matriz del Grupo Ferrero, ha aprobado las Cuentas Anuales Consolidadas del Grupo correspondientes al ejercicio financiero cerrado el 31 de agosto de 2012, hasta esta fecha, con un volumen de ventas consolidado de 7.795 millones de euros, un 8% más que el año anterior, en el cual se alcanzaron los 7.218 millones de euros. La compañía, presidida por Giovanni Ferrero, cerró el año compuesta por sesenta y nueve empresas consolidadas con dieciocho centros de producción, tres de las cuales operan como empresas sociales, sirviendo a más de cien mercados finales.

Este crecimiento ha sido el resultado de un dinamismo extraordinario en las áreas de reciente expansión del Grupo (con resultados excelentes en Asia, los Estados Unidos y Rusia), así como de los esfuerzos constantes en innovación, investigación y desarrollo. El funcionamiento de los productos “Kinder Joy” (en Italia “Kinder Merendero”), “Raffaello” y “Nutella”, ha sido particularmente positivo, lo cual ha beneficiado al crecimiento global en los diversos mercados, con un aumento en relación al año anterior del 24.4 %, el 9.4 % y el 8.9 % respectivamente.

El resultado del ejercicio financiero del Grupo, con un beneficio antes de deducir impuestos de 878 millones de euros, representa un incremento del 2,5% respecto al año anterior. Destaca, sin embargo, la dificultad del contexto económico internacional en el que hay una tendencia de incremento de precios de las principales materias primas, materiales de packaging y energía, que Ferrero decidió no repercutir a los consumidores. El número medio de empleados de Ferrero en el curso 2011/2012 ha sido 22.298, un aumento respecto al período anterior, que contaba con 21.913. Se trata principalmente de los empleados que trabajan en las plantas industriales del Grupo en todos los rincones del mundo, lo cual confirma la constante atención a la gestión de los recursos humanos.

Las nuevas inversiones realizadas por Ferrero en el último año son de 446 millones de euros, de los cuales 401 millones (5,1% de las ventas) fueron dirigidos a fortalecer sus actividades industriales y de producción, sobre todo en Italia, Alemania, Polonia, Canadá y Rusia, así como la puesta en marcha de nuevas fábricas en Turquía y México. Durante 2013, el número total de centros de producción del Grupo aumentará hasta veinte. El Grupo Ferrero está presente en la Península Ibérica desde el año 1988. Ferrero Ibérica tiene una facturación anual de 200 millones de euros y unas ventas de 18.000 toneladas de producto. La plantilla está formada por 155 personas, entre España y Portugal. Los ejes del éxito de Ferrero Ibérica se centran en una distribución capilar a nivel nacional, la originalidad de la propuesta del surtido y en una significativa inversión publicitaria, que coloca a la compañía como una de las empresas referente del sector alimentación.