ARAL Digital.- Galletas Gullón (GG) ha alcanzado una facturación en 2011 de 197,8 millones de euros, lo que representa un crecimiento respecto al año anterior de un 11,4 %, manteniendo así la tendencia de las últimas décadas de crecer en ventas a un ritmo de dos dígitos cada año, y unos beneficios después de impuestos de 14,9 millones de euros. Este crecimiento en las ventas se debe, en parte, a la mejora que han alcanzado las exportaciones, que ya representan un 34 %, una cifra que comparada con el año 2010 supone un crecimiento en la facturación en el exterior también de dos dígitos.

Actualmente, GG exporta sus productos a más de 87 países en todo el mundo, lo que demuestra que la exportación sigue siendo uno de los principales ejes del crecimiento. Geográficamente, Europa y Asia son las dos regiones con mayor peso en las ventas en el exterior. Concretamente, el país en el que GG más ha crecido en el último año es China. También se han producido avances significativos en regiones como Estados Unidos, Canadá o el Magreb.

Asimismo, otro de los factores que han llevado al buen comportamiento de las ventas es la posición de GG en el sector de galleta salud, en el que ya alcanza una cuota de mercado del 30%. A pesar de que GG ha alcanzado un récord de ventas en 2011, los beneficios después de impuestos de este ejercicio han sido de 14,9 millones de euros, una cifra algo inferior a la alcanzada el año anterior. La principal razón de este descenso radica en el sustancial incremento del precio de las materias primas y en la imposibilidad de repercutir o trasladar estas subidas al precio del producto final.

Continuando con la política de la empresa de las últimas décadas, el Consejo de Administración de la compañía ha aprobado no repartir dividendos y que los beneficios sean reinvertidos para sostener el crecimiento de GG, una estrategia de negocio que el tiempo ha demostrado exitosa. De hecho, Gullón tiene una inversión prevista para el presente ejercicio de 30 millones de euros. Esta inversión irá destinada a ampliar líneas de producción de Gullón 2 y a la finalización de la nueva fábrica de Gullón, Vida, que está prevista a lo largo de 2013. Esta instalación, que ha contado con un presupuesto total de 48 millones de euros, diversificará el catálogo mediante nuevos productos distintos de galletas dirigidos a los mercados internacionales. Tras su puesta en funcionamiento, Vida generará en torno a 200 nuevos puestos de trabajo en el próximo trienio.

Tras un 2011 con muy buenos resultados en un entorno económico complicado, GG aspira en 2012 a mantener el ritmo de crecimiento de los últimos años, logrando de nuevo incrementar las ventas en un 10%, hasta superar la barrera de los 200 millones de euros en facturación. Se espera un nuevo incremento en el peso de las exportaciones, cercano al 20%, y que el beneficio crezca, si se mantiene la estabilidad de los costes de las materias primas. Por el momento, los primeros datos del primer trimestre del año demuestran que Gullón está en la senda para alcanzar estos objetivos. La compañía también confía en poder presentar a lo largo del año novedades de productos, ya que se está trabajando en la presentación de una nueva familia de productos saludables, el segmento principal de Gullón.