AMDPress.- La Unión Europea inauguró ayer en Parma (Italia) la sede de la Autoridad Europea de Seguridad de los Alimentos (AESA), que tiene como objetivo realizar dictámenes y ofrecer consejos científicos a los responsables de las políticas europeas sobre protección de los consumidores y seguridad alimentaria.

La AESA fue creada en 2002 como un organismo independiente y desde abril de 2004 operaba con plena regularidad en la sede de Parma. A la inauguración oficial acudieron el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; el comisario de Sanidad y Protección de los Consumidores, Markos Kyprianou; el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el director de la AESA, Geoffrey Podger.

El cometido fundamental de la AESA es prestar asesoramiento científico independiente sobre los asuntos que tengan un impacto directo o indirecto en la seguridad de los alimentos, cubriendo todas las etapas de la producción y suministro, desde la producción primaria y seguridad de los piensos hasta la oferta alimentaria a los consumidores. Además, presta asesoramiento científico sobre los OGM (organismos genéticamente modificados) no destinados a la alimentación humana ni animal y sobre la nutrición en relación con la legislación comunitaria.