AMDPress.- El grupo lácteo vasco Iparlat, que comercializa la marca Kaiku, está ultimando las negociaciones con un grupo de cooperativas ganaderas catalanas para convertirse en el socio tecnológico de un proyecto de producción y venta de leche en el territorio nacional.

El primer paso de este acuerdo ha sido la creación de una sociedad de segundo grado que engloba a siete cooperativas catalanas y concentra su oferta. Los socios agrupados son Cadí, de la Seu d’Urgell; la Lletera de Mollerussa i Comarca; la Lletera de Campllong; la Lletera de l’Empordà, de Vilanova de la Muga; la Lletera de la Selva, de Maçanet de la Selva; Ramaders del Baix Empordà, d’Ultramort, y la Cooperativa Agrària Comarcal Plana de Vic.

La nueva sociedad, Lleters de Catalunya, aglutina el 30% de las explotaciones lecheras y el 25% de la producción de láctea de esta Comunidad Autonóma. Sin embargo, estas participaciones podrían incrementarse hasta el 56% de las explotaciones y el 42% de la producción si se concretan las negociaciones con otras cinco cooperativas. De confirmarse estas incorporaciones, la sociedad cooperativa de segundo grado estaría compuesta por 2.8000 socios y 621 explotaciones, con una producción de cerca de 200 millones de litros.

Lleters de Catalunya espera vender leche envasada en los principales supermercados del país a partir del verano. En este sentido, su presidente, Xavier Tubert, considera que “este proyecto permitirá abrir una nueva vía de comercialización de la leche cruda en unos momentos en los que las explotaciones dependen en exceso de los grandes grupos industriales”. Para evitar esta dependencia, la sociedad prevé la próxima instalación de una planta de industrialización propia en los próximos meses. Con el objetivo de definir la localización de esta factoría, Lleters de Cataluña está en conversaciones con diferentes ayuntamientos catalanes.