El mercado español de helados es muy dinámico por las características de producto y la multitud de canales de venta en los que está presente. Sin embargo, la previsión para esta campaña 2013 está condicionada por la climatología que, hasta el momento, ha sido severa. No hay que olvidar que existe una estrecha relación entre el consumo y la época estival de modo que, en espera de lo que suceda en los próximos dos meses, desde la AEFH confían en el atractivo del cartel actual y en un repunte de las temperaturas para dinamizar así el consumo de helados. Según estimaciones de la AEFH, el sector del helado en 2012 mantuvo los ratios de producción del ejercicio anterior, consolidando los 304 millones de litros. Las exportaciones de helados alcanzaron cerca de los 37 millones de litros y en términos de valor los 109 millones de euros. Estas cifras suponen un incremento del 16,8 % y del 11,6% en términos de volumen y valor respectivamente con respecto a 2011. En el marco de la Unión Europea –dónde el sector heladero sumó un producción de 2.172 millones de litros-, España ocupa un destacable 5º puesto en términos de volumen, por detrás de países como Alemania, Francia, Italia y Reino Unido.

En España se relaciona la temperatura con la ingesta de helados y la realidad lo confirma con un mayor consumo de estos productos en primavera y en la época estival. Pero en los últimos años se está introduciendo un cambio de hábito progresivo al incorporar el helado en la cesta de la compra de los hogares, tal y como se observa con el trasvase de ventas del canal impulso y restauración al canal hogar, que ya concentra el 45% de las ventas. Además, la oferta de los fabricantes tanto con la mejora de la calidad como con la oferta de nuevos sabores ha contribuido a acercar el helado al consumidor y a que éste lo perciba como un postre, un concepto mucho más cercano a nuestra cultura gastronómica.

El consumo per cápita en España es de casi 6,5 litros situándonos en un rango medio respecto el entorno europeo. Y es que, a pesar de que el consumo del helado está asociado al clima, el mayor consumo per cápita en Europa se da en los países nórdicos con un consumo anual por habitante de 12 litros, al introducirlo en su dieta habitual.

La industria heladera debe responder a las necesidades de la demanda (formatos, recetas, ingredientes, packaging,…) y esto se traduce en un elevado número de desarrollo de novedades. En esta campaña es reseñable la cantidad de sabores y recetas inéditas que se encuentran en las cartas de producto: se han introducido nuevas texturas, mezclas de sabores, además de extenderse la presencia de la categoría “helado de yogur” en todas las marcas con gran variedad de toppings y salsas. Los formatos también introducen novedades. En el canal hogar se extienden los multipacks y se amplía la gama de productos con multipacks minis, además también se amplía la oferta de sabores y texturas en formato tarrina 500 ml. En canal impulso lo más destacado son las novedades en sabores y texturas, tanto para los más pequeños como para los adultos.