AMDPress.- El secretario general de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Jorge Jordana, ha estimado que 2002 no fue un mal año ya que el volumen de su producción creció en torno al 2% y su valor un 4% respecto a los 56.250 millones de euros registrados en 2001.

Jordana apuntó que el incremento del valor coincide con la inflación general del año, por lo que el crecimiento, en términos reales, ha sido cero. Asimismo, precisó que el verano frío y lluvioso, con una caída de la demanda turística importante, ha supuesto para los sectores de refrescos, cervezas, aguas, zumos o helados sufrir pérdidas o crecimientos menores. Mientras que los buenos resultados de los meses de noviembre y diciembre han originado una recuperación de las ventas. De igual forma, destacó que en enero de 2003 se ha notado una bajada de la actividad respecto al mismo mes de 2002, sobre todo en hostelería y restauración, aunque la entrada del euro no hace comparables los periodos.

Precisamente el euro y su influencia sobre el IPC han sido analizados por el presidente de FIAB, quien subrayó que los precios de salida a fábrica de las firmas de alimentación y bebidas subió el 2% para el conjunto del pasado ejercicio, por lo que este sector ha tenido "un comportamiento magnífico y ha sido claramente deflacionista".